Dos damas y un vagabundo

 

ERANDIO

Erandio al amanecer

 

Soy de los que gustan de entrar y salir de Bilbao por la BI-711, la vieja carretera “de la Ría”. La contemplación de la lámina de agua y de los preciosos amaneceres compensa en buena medida la tortura que representan los famosos semáforos de Erandio.

 

 

 

 

 

Es digno de ver cómo los cormoranes madrugadores, después de secarse un poco con los primeros rayos de sol sobre sus alas desplegadas, vuelan rasantes a velocidad endiablada, tocando ligeramente la superficie mientras, como hacemos los automovilistas, ascienden la Ría en busca del sustento.

Este recorrido, verdadero “paraje fotográfico” como decían las antiguas señales, de la Vizcaya industrial permite contemplar, día tras día, la ruina y el renacimiento de empresas e infraestructuras que forman parte de nuestra identidad cultural, social y económica. Desde los pujantes astilleros de Ruiz de Velasco, hoy de Murueta, que dan a luz elegantes y modernos atuneros casi de dos en dos, como la casquivana Leda, hasta los viejos botes que siguen pespunteando las márgenes de la Ría, con su paciente trajín de trabajadores y turistas.

fabrica pinturas de erandio

Antigua fábrica de pinturas Internacional de Erandio

 

Desde magníficos edificios en ruinas, como el de “Molinos Vascos” de Zorroza o la hermosa fábrica de pinturas “La Internacional” de Erandio, hasta la apabullante demostración, inexplicable desde el punto de vista urbanístico y económico, pero genuinamente bilbaina, de fabricarse en Deusto una isla… “porque sí”.

Por cierto que, como tal vez algún joven lector lo desconozca, conviene recordar que esa carretera paralela y colindante con el cauce de la Ría fue, antes de vial rodado, camino de sirga. Y “sirga” no es otra cosa que la maroma que atada a una embarcación se utilizaba para tirar de ella como elemental mecanismo de navegación fluvial.

mujeres a la sirga

Mujeres a la sirga, de Anselmo Guinea

Tal y como lo estoy diciendo hubo un tiempo, antes de los primeros remolcadores de vapor, en que gabarras y barcos ligeros remontaban desde Las Arenas, pasando por la vega de Lamiako, Axpe y Erandio hasta Bilbao a fuerza de tiro humano. Pero es más… ¿Quién tiraba de los barcos? Pues, además de las yuntas de bueyes… ¡las mujeres!
En efecto, semejante trabajo, cuya dureza nos es difícil de calibrar hoy en día, era oficio de mujeres, como ocurría también con la carga y descarga de los barcos, que era labor de esposas (o viudas) de soldados y pescadores, es decir, de hombres ausentes.

Y ya, en honor a la memoria histórica, señalaremos que en esa vega de Lamiako, que por razones que desconozco ha pasado el siglo XX sin urbanizar, lo que sin duda supondrá una magnífica oportunidad para el futuro, funcionó durante la Guerra Civil un campo de aviación republicano, el segundo junto con el aeródromo de Sondica.

General Aircraft ST-25 republicano G-ADSN , R-E, en lamiaco en agosto-36, lateral derecho, instalación bombas bajo el fuselaje

Bombardero republicano en Lamiako

 

 

 

Bien, pues estas últimas semanas, subiendo y bajando por esa carretera, verdadero fósil urbanístico, he ido contemplando con tristeza el paulatino desmembramiento junto a la dársena de los astilleros de “La Naval” de Sestao y la posterior desaparición (por lo menos de la vista) de la cabria “Consulado de Bilbao” que es la “primera dama”, o la primera de las damas de las que vamos a hablar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cabria Consulado de Bilbao

 

Esta embarcación, o artefacto flotante, era una grúa de 864 toneladas con una capacidad de elevación de 400 TM. Era, como puede apreciarse en la fotografía, de porte airoso (50 metros) y de buena familia, pues había sido construida por la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera, de Gijón, en el año 1971 por encargo de la Junta de Obras del Puerto de Bilbao, en cuyas aguas prestó servicio desde su botadura y fue diseñada por la empresa SENER, más concretamente por el ingeniero Txetxu Rivacoba, nacido en Portugalete en 1932 y emigrado a Rusia como uno más de aquellos “niños de la guerra” donde creció y estudió para regresar en los años 50 y desarrollar una brillante carrera profesional y docente.

En SENER, Txetxu Rivacoba llevó a cabo proyectos navales como el diseño de grúas de puerto, de plataformas marinas, de buques con estructuras especiales e incluso de astilleros, grandes infraestructuras, etc.
En fin, como decía, que la Consulado, nació entre algodones. Todos podemos recordar su majestuosa y laboriosa presencia en las tranquilas aguas de la dársena de Axpe.

 

txetxu rivacoba

José Rivacoba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parece ser que sus funciones no eran ya lo necesarias que fueron en su día… ¡Qué se le va a hacer! A todo y a todos nos ha de llegar, tarde o temprano, la dichosa obsolescencia.

He leído que fue subastada y que aun así, costó encontrarle comprador. ¿Se pudo y hemos de suponer que pronto será reconstruida y volverá a cumplir su cometido?… ¡Ojalá! Si no es así, si su destino cruel ha sido el desguace, creo que hubiera resultado mucho más elegante, para este Bilbao que cada vez se parece más a un parque temático de sí mismo, rescatarla para que las futuras generaciones pudieran compararla con “Carola”, su prima de Olaveaga y vieran lo que eran capaces de levantar ciertas ferruginosas señoronas de Bilbao.

O si no, en último término, achatarrarla con un funeral digno de su altiva prosapia en la pira de la Acería Compacta de Sestao.
Morir como grúa ilustre para renacer como bobina de chapa parece una cura de humildad pero al fin, lo que hubiere de ocurrir, que ocurra en Bilbao. Pienso que diría ella, si le hubieran preguntado.

 

 

La segunda dama de este cuento no puede ciertamente presumir de semejante alcurnia, es una dama más bien de “bajos fondos” pero ennoblecida por su edad y su infatigable trabajo. Estoy hablando de la vieja draga “Titán”.

Las dragas son embarcaciones preparadas para limpiar el fondo de los puertos y vías navegables interiores que, sin su concurso, quedarían cenegados por la acumulación de sedimentos y arenas.

Hasta la aparición de la máquina de vapor se empleaban artefactos movidos por hombres o animales a las que se añadían ruedas de gran diámetro para multiplicar la fuerza de los operarios que la manejaban.

dragas_leonardo

Draga de Leonardo da Vinci

 

 

 

 

 

 

 

 

La máquina de vapor facilitó la aparición de nuevos tipos de draga, como las de succión y las dragas de rosario. Nuestra Titán era una draga de éstas, una draga de rosario. De rosario diario.

 

Por cierto, que las primeras dragas de rosario españolas movidas por máquinas de vapor fueron pioneras en el mundo y habían sido diseñadas por el ingeniero canario Agustín de Betancourt para el dragado de los puertos de Cádiz y Cartagena, aunque fueron rechazadas por ser “demasiado potentes” según la Comisión de la Marina en 1792.

draga bethancourt

Modelo de draga de rosario de Bethancourt…¡ a punto de encontrar un tesoro!

Este desconocido ingeniero español nació en el Puerto de la Cruz el 1 de Febrero de 1.758 y terminó sus estudios en Madrid donde, el 29 de noviembre de 1780 y en la casa de campo del Infante don Gabriel elevó, por primera vez en España, un globo aerostático, asistiendo al experimento el propio Carlos III, aristócratas, ministros y otras personalidades.

En diciembre de 1798 fue nombrado Inspector General de Puertos y Caminos y en 1.808 viajó a Rusia, donde entró al servicio del Zar Alejandro I con el grado de General Mayor, siendo destinado al Departamento de Vías de Comunicación. Allí reconstruyó puentes y caminos, proyectó fábricas de cañones y dirigió la construcción del puerto de Kronstad. Murió en San Petersburgo el 14 de Julio de 1.824, en cuyo cementerio fue enterrado.

Agustin de Bethancourt

Agustín de Bethancourt

 

Como curiosidad y motivo de reflexión diremos que, cuando en 1990 Mihail Gorbachov (el último Presidente de la Unión Soviética y artífice de la Perestroika) visitó España, en el discurso oficial que realizó ante los altos cargos que le recibieron, dijo:

“llego a un país del que tengo inmejorables referencias. Vengo a una España en la que nació el más ilustre colaborador que jamás ha tenido Rusia: Agustín de Bethencourt…”

 

Las autoridades españolas allí reunidas se miraban entre sí, preguntándose quién demonios sería aquel Agustín de Bethencourt… Al parecer, alguien recordaba que había en Madrid una calle con ese nombre, pero ninguno sabía de quién estaba hablando el presidente soviético… ¡País!

 

Este tipo de dragas se basan en un soporte, el rosario, uno de cuyos extremos se deposita sobre el fondo mientras el otro, elevado, recibe la tracción de la máquina. Sobre el rosario circula una cadena sin fin provista de cangilones, una especie de cazoletas metálicas agujereadas como un colador para dejar salir el agua, que rascan los fondos llevándose en su viaje de ascenso los materiales extraídos. Al dar la vuelta para comenzar el descenso dejan caer su contenido en unas vertederas que, a su vez, descargan en un gánguil abarloado a la draga.

titan en olaveaga

La draga Titán en Olaveaga

 

Por cierto, que un gánguil es un humilde tipo de embarcación utilizado para recoger vertidos en cuyo interior hay un depósito aislado respecto al resto del casco que dispone de una trampa en el fondo que puede ser abierta y cerrada a voluntad. Así, una vez lleno de los materiales vomitados por la draga, el gánguil se dirigía al mar, donde dejaba caer su contenido, volviendo ligero a su tarea.

portu

Gánguil Portu

Entre nosotros, el gánguil más famoso es el “Portu”, que fue la primera embarcación construida en los astilleros Euskalduna, en 1902, para la compañía Altos Hornos de Vizcaya. Estuvo en activo durante 70 años. ¡Ahí es nada! A este sí que podemos verlo, hecho un pincel, en los diques del Museo Marítimo de Bilbao.

 

El Puerto de Bilbao siempre ha tenido problemas como consecuencia de su escaso calado, pensemos en que se trata de un puerto que discurre a lo largo de varios kilómetros aguas arriba desde el estuario de el Abra hasta el Arenal, cuando no de bancos de arena móviles, como la tristemente famosa “barra de Portugalete”, responsable de tantos naufragios, hasta que se construyó el “Muelle de Hierro”, obra del ingeniero Evaristo de Churruca, inaugurado en 1887.

portugalete muelle hierro
Así que, casi desde la constitución de la Junta de Obras del Puerto de Bilbao en 1877, se dispuso de diferentes trenes de dragado (dragas y gánguiles) siendo el primero el formado por la draga rosario España y los gánguiles Vizcaya y Nervión, que operaba entre el Arenal y la dársena de Axpe y de la draga- gánguil de succión Bilbao, que funcionaba entre ese punto y la desembocadura de la ría.
Estas dragas de succión estaban dispuestas para dragar en marcha y eran más eficaces en terrenos arenosos. Disponían de un tubo a popa en cuya extremidad inferior, sujeta por un cabestrante que permitía regular su posición, una especie de rastra mordía el terreno mientras las bombas absorbían el agua con los residuos.
En 1907 se incorporaron los gánguiles Algorta y Portugalete y en 1923 una nueva draga-gánguil de succión llamada, como nuestra “primera dama”, Consulado de Bilbao y otras máquinas.

draga succión consulado

Draga de succión Consulado de Bilbao

Y a partir de 1967 entra en servicio un nuevo tren de dragado compuesto por las dragas Titán, nuestra heroína y Lourdes.

La Titán vino a Bilbao en los años 60, como tantos inmigrantes y no era, desde luego, una jovencita. Había sido construida en astilleros holandeses en 1923, con rosario y maquinaria de vapor inglesas. Medía 47,7 m. de eslora, 10,7 de manga y 3,7 de puntal. Llegó a Bilbao en 1962, procedente de Cádiz y su tripulación la integraban catorce personas.

Esta draga funcionó hasta principios de los años noventa… ¡poca obsolescencia programada había entonces! Y aunque se alzaron algunas voces en su defensa, fue finalmente convertida en chatarra por razones económicas (¡Bilbao, como has cambiao!… ¡razones económicas!) después de haber sido cedida al Museo Marítimo, donde parece que, más que conservarse el pasado industrial, se destruye, como ha ocurrido recientemente con la última merlucera de madera de la flota vasca, la ‘Gure Itxarkundia’ de Bermeo, o como parece que ocurrirá sin remedio con el atunero “Nuevo Antxustegui”.

antxustegui

El Nuevo Antxustegui

 

Como es natural, dada su reciente desaparición, se pueden encontrar abundantes fotografías de la draga, pero yo quisiera ilustrar la historia con una imagen mucho más poética, la del cuadro de mi amigo y compañero Ignacio Ipiña, fallecido en 2010.

titan -ipiña

La draga Titán, por Ignacio Ipiña

 

Ignacio Ipiña era un licenciado en derecho que trabajó en el antiguo Banco de Bilbao. Era, además, pintor, aunque durante muchos años se negó a exponer y como decía, mucho menos “a vender” su obra. Rompió su aislamiento artístico en los años noventa con una selección de paisajes en torno a la Ría del Nervión denominada “Testigos de un paisaje industrial” uno de cuyos ejemplares, hoy en mi posesión, es precisamente el retrato de esta anciana trabajadora portuaria.

Ignacio era también un hombre de gran cultura, escritor y socialista. Uno de aquellos compañeros clandestinos que recibieron sin un mal gesto a los jovencitos recién licenciados y llenos de ideales que estrenamos los tiempos, inexplicablemente despreciados, de la transición a la democracia.

ignacio ipiña

Ignacio Ipiña

 

Y ahora hablemos, por fin, de nuestro vagabundo, el entrañable “Chimbito”.
El “Chimbito” era un barco de hierro de 23,20 metros de eslora, 5,70 m. de manga y 2,20 m. de puntal que contaba con dos cubiertas y había sido construido en Erandio en 1956 para el transporte de pasajeros. Era, por así decirlo, un “dandy” para la época. Un barco nuevecito y nacido para “ir de paseo” en vez de para trabajar duro en la industria, que era por aquél entonces el cometido natural de todo bilbaíno que se preciase.
Aclararé, por si las moscas, que estoy dando tratamiento de bilbainas a estas embarcaciones porque de hecho y de derecho lo son, dado que la desanexión del municipio de Erandio respecto del de Bilbao no se produjo hasta 1983.
El Chimbito representó una de las primeras aventuras turístico-empresariales relacionadas con la Ría, algo casi inconcebible en aquel Bilbao que la usaba como simple “cloaca navegable”. Aquí prestó un servicio de paseo desde el Arenal hasta el Abra, tal y como hacen hoy con bastante más éxito otros barquitos, uno de los cuales lleva, en su honor, el propio nombre de “Tximbito”.

viejo chimbito

El viejo Chimbito frente al Ayuntamiento de Bilbao

 

Por cierto, que lo de “chimbito” no es sino un diminutivo cariñoso del gentilicio “chimbo”, apodo de los naturales de Bilbao y que tiene su origen en una especie de pajaritos que, al parecer, eran abundantes en Bilbao y sus alrededores y que nuestros antecesores cazaron con tal saña que los hicieron desaparecer.

Del chimbo viene también el nombre de “chimbera” que se dio a las carabinas de pequeño calibre con las que se cazaban chimbos y posteriormente a las escopetas de aire comprimido y balines, o sea, las famosas “escopetas de feria”.

El caso es que, en 1960, este valiente pionero fue vendido a la compañía Toscano, encargada del servicio de pasaje entre Huelva y Punta Umbría, a cuyas embarcaciones llaman allí “canoas”.

Así pues, el 31 de Julio de 1960, después de una accidentada travesía debida al mal tiempo, pasando por Santander, Gijón y supongo que bastantes puertos más, llegó a Huelva.

¡Hay que imaginarse lo tremendo de semejante cabotaje desde un extremo al otro de la Península Ibérica!… ¡Cómo me hubiera gustado encontrar información sobre ese viaje y sobre las personas que lo patronearon!

Por fin, llegado a su destino, los nuevos propietarios tuvieron el buen gusto de no cambiar de nombre al barco y así, sabiéndolo o no, los onubenses se fueron encariñando con este mutilzarra, lobo de Ría y mar, que llevaba en las amuras el nombre de sus paisanos.

El 29 de Julio de 1967 sufrió un incendio y poco después otras averías. Ya nunca fue lo que había sido y en 1972 dejó de prestar servicio como “canoa” y fue prejubilado.

chimbito en Huelva

El Chimbito, ejerciendo de bar en Punta Umbría

 

Digo prejubilado porque, en vez de ser enviado al desguace, cambió de vocación y como buen bilbaíno, se quedó bastantes años más anclado en la orilla de la Ría de Punta Umbría (en el llamado “Paseo Pascasio”, en honor de quien que había sido su patrón, pero Ría al fin y al cabo) convertido en bar, hasta el verano de 2008 en que sí se procedió a su desguace definitivo.

No alcanzó, por tanto, la longevidad de nuestras damas, cierto es, pero chicos… ¡Qué vejez!… En la Ría, lleno de vino y pescaíto y supongo que contando una y mil veces a quien quisiera escuchar la historia de aquel viaje: de Bilbao a Huelva… ¡Ahí es ná!

8 respuestas a Dos damas y un vagabundo

  1. Marisina dice:

    ¡Que delicia, Rafa!. Siento no ser capaz de reenviárselo a mi muy querida amiga Carmen Ruiz de Velasco, hija de Manuel, fundador de los astilleros que llevaban su nombre. Y de segundo apellido Sendagorta…parte del acronimo SENER…toda la reciente historia de Bilbao en su ADN….
    Aún sin ser de aquí, me envuelve la nostalgia….todo ese mundo lo siento ya como mío……al fin y al cabo, lo que amamos lo consideramos nuestra propiedad….. en el mejor de los sentidos.
    Me encanta que bucees (y nunca mejor usado) en nuestra historia reciente…ya perdida para siempre….como nos perderemos nosotros…pero un poquito más tarde, eh….
    Gracias por compartir tus “investigaciones”….y tus experiencias.

  2. What good memories for a “portugaluja” like me. I’ve thoroughly enjoyed reading this article. It remains me my first dives on that beach, wich unfortunately disappeared when I was a little girl. And how to forget the boat trips in the Chimbito! A luxury for the time. In my opinion it’s a moving and well documented article. Thanks Rafa!

  3. gonzalo martin baranda dice:

    Mi querido y admirado Rafael , empieza el año con un artículo delicioso, bilbaíno a más no poder. La historia de una ría y su entorno. Me tocó como presidente de FEVE restaurar la estación , para hacerlo en colaboración con Ferrovial, pues Rafael del Pino aceptó realizar la obra sin coste para FEVE como homenaje a uno de sus ingenieros asesinado por ETA y compensando un viejo pleito de unos terrenos que habían ocupado en Málaga. Se encargó un libro y un exposición coordinada por Jorge Martínez Reverte. Creo que fue un buen homenaje a Bilbao y a su fachada desde el Arriaga.
    Poner en valor las obras ingenieriles de nuestros mayores, lucirlas, mostrarlas, destacarlas, es una potenciación cultural y que además pues hasta se gana dinero. Conviene acá mirar lo que ha hecho Inglaterra con sus hitos ingenieriles. No digo mantener todo , pero sí una parte . Es recordar lo que somos y como llegamos a serlo.
    Sobre Don Agustín, pues si no sabían quien era, es que no había ingenieros de caminos. Fue el fundador de la ETS de Ingenieros de Caminos, tiene un busto en la Escuela de Madrid o lo tenía, que hace tiempo no paso por allí, tiene un premio a su nombre.
    Una pequeña broma, con Don Leopoldo o con Echegaray eso de no saber quien era no habría ocurrido.
    Un abrazo desde Buenos Aires

  4. AVC-LEA dice:

    Bellísimo post. La Ría es un ente vivo y potente. Cualquiera que se haya sumergido o surcado sus aguas no vuelve a ser igual. Yo fui tan inconsciente que hice ambas cosas en su época más contaminada y canalla y, pese o por ello, aquí estoy.

  5. Eres un máquina, amigo. Tienes más potencia que ‘La Titan’. Qué gran relato.

  6. ainhoa dice:

    La Cabria está en Holanda, la realidad es que Capitania Marítima de Bilbao ha puesto todas las trabas posibles para que siguiera ejecutando su trabajo con nosotros, los holandesesque la han comprado resultaron gratamente sorprendidos de lo magníficamente bien que funcionaban todos sus equipos.

  7. Silvia dice:

    Como siempre un placer leer tus artículos, algo de lo que cuentas me suena por haber trabajado como bien sabes, en el Puerto, cuando este era ya Puerto Autónomo de Bilbao. Voy a copiarlo y guardarlo para de vez en cuando leerlo como quien lee una novela de Bilbao cuando no era como tu dices “un parque temático”.
    Muchos besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: