MORIR POR LA BOCA

ANIMADORAZ DEL ZALGIRIS

 

 

 

 

Según puede leerse hoy en los medios de comunicación, el pasado domingo, día 31 de Agosto, durante un descanso del partido entre la República Dominicana y Nueva Zelanda que abría la segunda jornada de Mundial de baloncesto en el BEC de Baracaldo, mientras se retiraba de la cancha el grupo de animadoras que había actuado, el “speaker” del Bilbao Arena hizo por megafonía el siguiente comentario: “A quién no le gustaría pasar una noche loca con una de ellas”.

 

Esta manifestación evidente del machismo más ramplón y confirmación de la sagaz advertencia de San Lucas: “de lo que abunda en el corazón habla la boca” (Lucas 6.45) máxime, añado yo, cuando se tiene que hacer improvisando y en directo, no pasó desapercibida para algunos (estoy seguro de que para otros muchos, sí) provocando el correspondiente “incendio en las redes sociales”.

 

Ante una “pillada” semejante, un banquero, por poner un ejemplo, pasaría completamente de dar explicaciones. Un político, seguramente diría que sus palabras han sido mal interpretadas. Este señor “speaker”, sin embargo, ha pedido perdón y ha confesado que fue la música, una canción de Enrique Iglesias de letra, al parecer, algo calentita, la que le inspiró la comentada estupidez.

Hasta aquí, los hechos evidentes. La consecuencia: que, por bocazas, este señor ha sido fulminantemente destituido. ¿Fin de la cita?

¿No va a preguntarse nadie si lo que hizo el “speaker” no fue, coherente pero involuntariamente, sino poner voz al sentimiento, ahora sí voluntaria y conscientemente pretendido por parte de los organizadores de este tipo de eventos?

¿Qué se intenta mediante el suministro cotidiano de esa droga que son los espectáculos deportivos, sino canalizar las pasiones colectivas hacia el terreno de la sumisión política y el embrutecimiento social?… ¿Qué pintan en los estadios deportivos esos grupos de sexis “animadoras” además de reproducir, una vez más, el estereotipo de la hembra apetecible que se ofrece como recompensa para el atleta victorioso?
Los espectadores, inmersos en el magma catártico que se produce en las gradas sienten, sin necesidad de entrenar ni sacrificarse, los triunfos de sus equipos como triunfos propios y por ellos y para ellos se organizan, desde la más remota antigüedad, circos, justas, torneos, combates, partidos, etc. Su participación, por así denominarla, consiste en “darlo todo por sus colores” a base de gritos, borracheras, insultos y otras barbaridades que pueden llevarse a cabo de manera amorfa u organizada en “barras”, “torcidas” o “hinchadas” de mayor o menor peligrosidad social.

¿Hay algo más machista que los propios grupos de “cheerleaders”?

 

El cine, el cine americano, que es de donde proviene esta moda, ha definido el arquetipo una y otra vez con todo tipo de variantes pero manteniendo siempre los elementos básicos: Instituto o universidad, chico guapo y deportista, no excesivamente listo pero que disfruta de una beca por su participación en el equipo (verdadero orgullo de una institución aparentemente académica) y chica adorable y presumiblemente adinerada. Junto a ellos pulularán, según vayan los derroteros de los guionistas, una variada gama de malos, de “perdedores” (otro concepto de importación neoliberal yanquee), de amigas envidiosas, de “frikis” feos, obesos o granujientos, pero de brillante intelecto y buen corazón y otras minorías.

 

Insisto. Las palabras del “speaker”… ¡impresentables! Pero el espectáculo en sí, es digno de ese Homer Simpsom en el quieren (y van consiguiendo) convertirnos.

6 respuestas a MORIR POR LA BOCA

  1. Arantza dice:

    Que razón tienes. Lo he compartido en Facebook . Besos

  2. Mariasun G. M. dice:

    Rafa, creo que ves mucho cine americano. ¡Y no te gustan los campeonatos deportivos! (nunca lo hubiera dicho).

    El comentarista se pasó de listo, está bien que se disculpe y que le destituyan. Ojalá siempre fuera esa la pauta, otro gallo nos cantaría.

    Pero respecto a que los espectáculos deportivos estén ahí con el objetivo del embrutecimiento social y la sumisión política, ahí ya no estoy de acuerdo. El “panem et circenses” no puede funcionar en la era de la comunicación glogal. La gente no va al partido y se olvida de los ERE falsos, o de la corrupción política, un suponer. Las cosas hace tiempo que no funcionan así, aunque se siga insistiendo en que sí, en que aquí todos somos un poco tontitos y, si nos dan entretenimiento, nos entra la amnesia. Ese es un discurso que me pone del hígado.

    No voy a negar que los campeonatos deportivos son espectáculos de riesgo para la seguridad ciudadana (nada que ver con una sesión en la ópera, obviamente), pero no encuentro justo meter a todos en un mismo saco. Yo creo que no he ido a un espectáculo deportivo masivo en toda mi vida, pero conozco personas que sí lo han hecho y que son lo más alejado a Homer Simpson que puedas imaginar.

    La verdad es que yo también me pregunto qué puñetas pinta en un campeonato en España un grupo de cheerleaders. Pero no porque me parezca mal que existan, allá ellas, que nadie les obliga. No, no es por eso, es por el mismo motivo que no me explico qué leches hacemos en este país celebrando el día de Halloween.

    A mí me faltan muchas sesiones de cine y series americanas para que cheerleaders y halloween no me chirríen en mi entorno. Lo que, desgraciadamente, no me choca nada, pero nada, nada, es encontrarme comportamientos machistas como el del comentarista, ni encontrarme con gente que considera que la libertad de la mujer no está en, por ejemplo, decidir que quiere ser una animadora. Eso no es machismo, es capacidad de elección. Machismo es pretender que las mujeres seamos de una determinada manera, sea esa manera la que sea.

  3. Mariasun G.M. Gracias por tus comentarios.

    De todos modos, quiero recalcar que no tengo nada contra la importación de modas ni costumbres americanas, ni de ninguna otra parte. El Halloween, por ejemplo, puede ser divertido para la gente y no entra en juego por ello ningún valor moral. Como el Sushi (que tampoco me gusta).

    Que el comportamiento del comentarista de marras haya sido zafio y machista no le quita un ápice de machismo al asunto de las Cheerleaders. Écha un vistazo al “Google Images” y teclea, sin más, “cheerleaders” y tú misma lo verás. Que sea voluntario (como el fumar, como otras muchas cosas) no quiere decir que sea positivo, ni siquiera neutral, desde un punto de vista ético, ni político.
    Por último, me agrada encontrar personas tan optimistas.

    El “panem et circenses” es ahora, si cabe, más eficaz que nunca, debido a la globalización del propio mundo del espectáculo. La gente va a los estadios (y a los bares y a la tele, etc.) a olvidar. A olvidar y a anestesiarse un poco. A soñar con que, en los triunfos y en la épica de los elegidos, el entusiasta practicante del “Sillón-ball” participa de alguna manera. A vivir emociones un poco más potentes que las que nos ofrece la cotidianidad. El mismo papel cubría la radio lacrimosa de la posguerra… llorar penas imaginarias para olvidar por un rato las propias y sentirse así aliviado. Aliviado y sumiso… conforme con lo que la vida real nos depara, a cambio de un poco de ensoñación (física… sexual…).

    En fin. No deja de ser crítica social.

    Desde luego que no todo el mundo es, ni actúa, así. ¡Apañados estaríamos!

    Gracias de nuevo.

  4. Marisa dice:

    Y si yo ahora digo, así a bote nada de pronto que me lo tengo mu rumiao “¡ay, a quien no le gustaría una noche ( o un ratico, no soy tan egoista), loca (o no, tampoco soy arquetípica), con……!”, y aquí colóquese el nombre de cualquier criatura de las que exhiben torsos masculinos con un montoncillo de músculos mas que mi muy amado esposo, además de mejor situados; digo….¿se me vaciará la consulta por…sexista?, ¿me abandonará mi marido?, peor: ¿me saldrá más (difícil) celulitis por obscena y lujuriosa?.
    Nos la vamos a terminar cogiendo (mira que apropiado verbo), con papel de fumar…pobre chaval….el peor comentario en el peor foro; cuánto nos estamos pasando de ultranetos con ese tema y que raseros tan distintos usamos para unos y otras.
    ¡Uy, Rafa, en la que me he metío…..!

    • Sí.
      Hay bastante de “sobrereacción” en este caso.
      Al parecer, incluso a la periodista que puso en marcha el, digamos, “escándalo” parece que le han armado tal follón en internet que ha decidido denunciar “vejaciones”.
      Todo me parece muy “sacado de madre”.
      Ya sabes que lo digo muchas veces: ponemos trampas cazamariposas mientras nos dejamos pasar elefantes. Parece que los humanos somos así. Necesitamos Autos de Fe de vez en cuando para exorcizar (en las espaldas de algún chivo) las basuritas que todos tenemos en la conciencia.

      ¡En fin!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: