EL PATRIOTISMO QUE FLORECE EN MAYO

Imagen

 

 

¡Qué cosa más hermosa es el patriotismo! No resulta fácil de definir, la verdad, pero qué fácil de sentir.

Hagamos, no obstante, un pequeño esfuerzo por deslindar ese valor ético y separarlo de otras adherencias que se le parecen. Que se le pueden parecer tanto que, a veces,  nos la sirven en fraudulentos restaurantes como el viejo gato pelado por la deliciosa lepus europea.

 

Supongo que cuando hablamos de patriotismo, hablamos de amor a la patria y que cuando decimos “Patria” nos referimos al condensado de personas de ayer, hoy y mañana con las que compartimos el demos.

 

Esa Patria por la que, sin dudarlo un minuto, estamos dispuestos a dar la vida si fuera necesario, no suele pedirnos tan heroico sacrificio de manera frecuente. En buena medida porque tal cosa depende del grado de civilización de las patrias que nos rodean, o acompañan, algo que ha mejorado bastante con el paso de los siglos, así que manifestamos esa abnegada pasión de manera más sencilla, amando de corazón a los compatriotas.

 

Un patriota, convendrán conmigo, es quien, por ejemplo, paga honrada y orgullosamente sus impuestos, no para sí, que puede permitírselo, sino para que llegue lo necesario a los más necesitados de entre sus vecinos. Un patriota es quien cotiza rigurosamente lo que le corresponde, no para su salud, afortunadamente pletórica, sino para que la asistencia sanitaria se extienda por los confines de su país y alcance a todos.

Un patriota, un verdadero patriota, un patriota joven y activo, aporta lo necesario para que los viejos y los parados de su patria puedan solventar sus necesidades de una manera digna. ¿Acaso podría un patriota eludir siquiera una txiquita al fisco de su país mientras el Gobierno diga verse obligado a recortar, por ejemplo, la educación de las futuras generaciones…? ¡Jamás! ¿Cómo iba a hacer tal cosa quien hace unos momentos estaba dispuesto, nada menos, que a morir por su bandera?

 

Porque… quiero suponer, no se trata de la bandera en sí. Parece poco inteligente, por extendida que esté la costumbre, homenajear a las banderas en cuanto tales, aunque… ¡váya usté a saber!

 

Se trata, digo yo, de la gente. De esa gente de la que nos sentimos hermanos pues pertenecemos a una misma “patría”.

 

De no ser así, de lo que estaremos hablando es de un cierto sucedáneo de patriotismo… “el patrioterismo”.

 

El patrioterismo implica una descarga emocional tan poderosa (habitualmente mucho más) que el amor a la patria. El patrioterismo divide a la humanidad entre los nuestros (compatriotas) y todos los demás, enemigos en proporción inversa al cuadrado de la distancia.

 

El patrioterismo es lo que vemos en los estadios… ¡“Oéééé, oééé; oééé”!

 

El patrioterismos es irracional, racista, xenófobo, estúpido y emocionante. Es fetichista, pues sustituye el objeto del amor (los otros) por trapos, fanfarrias y cuentos chinos.

 

Una cuestión conexa consiste en delimitar la Patria. No es broma.

 

Para unos, la emoción patriótica no pasa de municipio donde tuvieron la casualidad de venir a nacer (“pa chorizos, los de mi pueblo”). Otros elaboran discursos identitarios más complejos… Que si la historia, que si los agravios de tal o cual monarca o señor feudal, que si la etnia, que si los apellidos, que si la lengua ancestral, que si los montes, los valles o la música folkórica, etc. Hasta los hay que asumen la patria “una e indisoluble” definida por el ámbito jurisdiccional del Estado. Bastante artificioso me parece todo ello.

 

La Patria de cada uno, el objeto de su entrega generosa, es sencillo de determinar con una simple pregunta: ¿Hasta dónde extiendes tu solidaridad para con tus semejantes?

 

De esta suerte, todo nacionalismo, todo patrioterismo, nos empobrece éticamente y nos empequeñece humanamente. La única patria del ser humano es la propia humanidad. Como lo han sabido ver algunos. Algunos vascos también, como Tomás Meabe.

 

El que se sienta patriota, ahora tiene una bonita ocasión de demostrarlo sin necesidad de himnos ni banderas.

 

 

 

 

2 respuestas a EL PATRIOTISMO QUE FLORECE EN MAYO

  1. Arantza Leturiondo dice:

    Qué bueno, Rafa!

  2. Me copio la idea: patriotismo es pagar impuestos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: