JUBILADOS SIN FRONTERAS

¿Se han fijado en la encomiable labor de voluntariado que están llevando a cabo muchos ancianos en nuestro entorno?

En estos momentos de aguda crisis económica es llamativa la forma en que, sin necesitar de organización alguna, miles y miles de ancianos, algunos de ellos en precario estado de salud, superan sus achaques para dar lo mejor de sí y acometer una labor tan esforzada como generosa.

Sí, señores. No hace falta sino darse una vuelta por nuestras calles para observar cómo estas personas mayores, sin alharaca ninguna y con toda la paciencia del mundo,  acompañan a tantos y tantos inmigrantes para que conozcan nuestras ciudades y para que realicen sus gestiones ante organismos oficiales. ¡Qué gran ejemplo nos dan!

Ahora que, incluso, estos extranjeros ilegales o irregulares, como les llaman, se ven privados de asistencia sanitaria, nuestros valientes abuelos les acompañan de la mano a los ambulatorios para que, por lo menos, los vean, aprendan a no vivir por encima de sus posibilidades y se hagan una póliza del Igualatorio.

¿Quién sabe si con el disimulo que exige la buena caridad cristiana (que no sepa la izquierda lo que hace la derecha) no les den también las medicinas que se les van caducando o se las pidan “de jubilado” a la enfermera de las recetas, mismamente como si fuera para un familiar más?

 

Estas escenas tan edificantes son las que hacen que conservemos la esperanza en esta sociedad. Saldremos de la crisis haciendo las cosas… “como Dios manda”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: