MÁS MADERA

MÁS MADERA

Utilizo la conocida frase con la que Groucho Marx anima a sus hermanos a hacer astillas el tren en el que viajan al Oeste para alimentar la locomotora por su similitud con algunos argumentos de los que se están utilizando en el debate respecto a la dimensión de nuestra policía, dicho sea en leguaje cariñoso y popular.

Hay por un lado un buen número de partidos, sindicatos y medios de comunicación que abarcan lo más variado del espectro político y que claman con destacable unanimidad por la ampliación de la plantilla de la Ertzaintza. Del otro lado nos encontramos, solos de momento, los gestores del Departamento de Interior del Gobierno Vasco.

Como ocurre con todo en la vida, es posible que la multitud tenga razón… aunque también es posible que la razón esté de nuestro lado. Lo malo es que la ciudadanía nunca podrá hacerse con una opinión pública cabalmente construida si ni siquiera intentamos exponer ante ella las razones que avalen una decisión como la propuesta, es decir, la ampliación de la plantilla de la Ertzaintza.

En efecto, el objetivo que a todos debe movernos y que constituye la esencia del deber del poder político es la Seguridad. Seguridad en las actuales coordenadas de tiempo y de lugar. No hablo de Seguridad como antítesis de la Libertad sino de la seguridad en una sociedad moderna y democrática, como manifestación del Estado que hace posible el ejercicio de los derechos y libertades.

Así pues, para la satisfacción de estos objetivos corresponderá a los poderes públicos la puesta en marcha de medidas de todo tipo, legislativas, presupuestarias, administrativas, educativas, etc. entre las cuales destacamos, aunque no de manera exclusiva, el funcionamiento de unas fuerzas de seguridad que operan a lo largo de todos los niveles, desde la Administración General del Estado hasta las policías locales pasando, naturalmente, por las policías autonómicas allá donde las hubiere, como es nuestro caso.

En relación a este asunto y como necesaria contextualización del debate, habrá que recordar que en Euskadi tenemos una Ertzaintza de 8000 miembros, además de unos 3000 policías municipales, para una población de unos 2.200.000 habitantes lo que, unido a la presencia residual de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto en el ejercicio de sus competencias extracomunitarias (fronteras, armas, etc.) como en lo referido a la lucha contraterrorista (objetivo universal pues compromete la seguridad del propio Estado) nos conduce a unas tasas de presencia policial (70/10.000 policías/hab.) que superan con mucho las medias de España (45/10.000) y la Unión Europea (37/10.000).

Por el contrario (y hecha la salvedad gravísima de la pervivencia en nuestro suelo del fenómeno terrorista) lo cierto es que las estadísticas delicuenciales que se manejan, particularmente los informes anuales de la Fiscalía, demuestran que el País Vasco no es afortunadamente un territorio inseguro, ni muchísimo menos (tasa de criminalidad global vasca de 43/1000 delitos/ hab. Frente a 50/1000 de media española o 70/1000 europea).

Siendo esto así, no cabe más remedio que deducir que ese impulso incrementalista si tiene algún fundamento, que es lo que quisiéramos saber, no lo encuentra desde luego en razones objetivas de Seguridad Pública. El fundamento habrá de encontrarse en otras áreas, en otros intereses o en otros puntos de vista y para semejante labor, mejor que lanzarnos por el resbaladizo sendero de los juicios de intenciones, será esperar a que los promotores de dicha posición expliquen con cierto grado de detalle sus razonamientos.

Mientras tanto, lo que si podemos hacer es comentar alguno de los pocos que, directa o tangencialmente, se han puesto sobre el tapete.

Una de las razones más escuchada es la de que en la Ertzaintza “falta” un determinado número de agentes. Este planteamiento, sustancialmente burocrático, parte de una verdad meramente formal. En efecto desde hace mucho tiempo, por no decir desde siempre, la plantilla real de la Ertzaintza ha sido notablemente menor (7.700 aprox. a nuestra llegada) a la plantilla teórica (RPT) fijada en los 8000 miembros pactados, como máximo, en la Junta de Seguridad. Ahora bien… ¿Faltan esos agentes?… ¿Faltan para que?

Esta diferencia podría haberse subsanado poniendo en la calle los policías necesarios para cubrir la totalidad de las plazas o ajustando la RPT hasta hacerla coincidir con el número de policías realmente demandados por la sociedad. Al parecer, nadie daba demasiada importancia a estos asuntos hasta la llegada del nuevo Gobierno Vasco, entre otros motivos por la poderosa razón de que a los vascos, no conviene olvidarlo, el despliegue de nuestra Ertzaintza nos sale “gratis”.

Sin embargo el servicio de policía, como cualquier otro, no deja de ser Administración Pública y en cuanto tal, sujeta a los principios de Legalidad (por supuesto) Jerarquía, Descentralización… Eficacia, Eficiencia y Economía. No debemos tener, pues, más policía por el mero hecho de desearlo y de que no nos cueste dinero. Debemos dimensionar la Ertzaintza en la medida óptima para el cumplimiento de unos objetivos estratégicos que encuentren su fundamento en la realidad social y delincuencial de nuestro Pueblo.

Esta cuestión nos lleva, acercando un poco más la lente, a la organización de la Ertzaintza y a la coordinación con las policías municipales y con las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Sin ánimo exhaustivo creo que se puede señalar que, en este campo, el camino aún por recorrer es inmenso. Tratar de imponer objetivos, metodologías o culturas propias a los demás es un error en el que procuraremos no incurrir pero vivir en el total autismo de los unos con respecto de los otros resulta inmoral, erróneo y antieconómico. Todos los policías, más aún en países como el nuestro en el que por el hecho mismo de serlo se hallan directamente amenazados por el crimen organizado (aquí ETA, en otros lados serán la mafia, los “narcos”, los fundamentalistas, etc.) mantienen lazos particularmente fraternales y profesionalmente comparten objetivos comunes que abren ámbitos de colaboración que esperan ser recorridos fructíferamente desde el más absoluto respeto institucional. ¿Alguien tiene alguna duda sobre las enormes economías que una concertación en el trabajo policial podría acarrear para las arcas públicas y sobre su incidencia en la eficacia de las administraciones implicadas y en la propia percepción de seguridad por parte de los ciudadanos?

Y en lo referente a la organización de la Ertzaintza este Departamento, como todo el mundo sabe, ha asumido la elaboración de una planificación estratégica a medio plazo, actualmente bastante avanzada pero cuyos frutos necesitarán de un razonable periodo de maduración, así como la puesta en marcha inmediata de diferentes servicios y unidades tales como la División Antiterrorista o la nueva División de Inspección y Administración así como mecanismos de refuerzo en el área de Seguridad ciudadana, protección de personas amenazadas, etc.

Todos estos fenómenos tienen lugar, además, en un escenario financiero público severamente restrictivo, como es conocido, en el que por mucho que se imponga la solidaridad interna y externa para con el área de gestión de la Seguridad, no cabe duda de que cobra una extraordinaria importancia la austeridad y la eficiencia en el uso de los recursos públicos.

Una policía del Siglo XXI no basa su eficacia en el número de sus efectivos sino en el rendimiento que mediante una adecuada dotación de capital público (formativo, tecnológico, organizativo, etc.) es capaz de obtener en orden al cumplimento de sus objetivos.

Esta es la línea en la que al día de hoy sigue comprometido el Departamento de Interior, tal y como el Consejero, Rodolfo Ares, expuso ante el Parlamento Vasco el pasado 9 de Junio de 2009… que parece que fue ayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: